El cuidado de la piel requiere mucha suavidad y disciplina diaria, al mismo tiempo que saber realizar un lavado adecuado del cutis. Para cómo tener la cara limpia, yo sigo el ejemplo de mi abuela, que con toda la edad que tiene encima, conserva la piel suave y limpia, siendo su único secreto lavarla bien todos los días.

Muchas personas no suelen lavarse la cara al final del día, tal vez porque llegan lo suficientemente cansados como para hacer algo diferente a descansar. Pero muchas abuelas y madres han enseñado a sus hijas, que el maquillaje debe ser retirado con limpiador facial y algodón, frotando con suavidad las mejillas. También la suciedad se elimina de esta manera y la piel puede descansar con mayor tranquilidad y limpieza. Algunas mujeres se sorprenden al ver la cantidad de suciedad que puede quedar en un trozo de algodón después de limpiar la cara en la noche.

cómo tener la cara limpiaLas mujeres que han descubierto las ventajas de cómo tener la cara limpia, asean su rostro todas las noches, sin importar la hora o el cansancio que se tenga. Los resultados hablan por sí solos. Las manchas en la cara pueden ser producidas por falta de cuidado y limpieza facial, siempre es bueno conocer las recetas caseras para la eliminación de las feas manchas en la piel.

Usar jabón antibacterial

El lavado de las manos debe ser sumamente cuidadoso, por esto es aconsejable utilizar un buen jabón antibacterial, que remueva la suciedad contenida en las manos, recogida a lo largo del día, para evitar el riesgo de que estas impurezas tengan contacto directo con la piel del rostro. Es útil recogerse el cabello para que no estorbe en la cara, el cuello o las orejas, de esta manera el cutis se puede lavar con mayor libertad. El maquillaje debe retirarse antes de dar inicio al lavado.

Agua a temperatura ideal

La temperatura del agua con la que se hará el lavado, en cómo tener la cara limpia, es un elemento más importante de lo que se piensa. El rostro debe humedecerse con agua tibia, para que se puedan abrir adecuadamente los poros. No es conveniente usar agua caliente para lavar el rostro, porque puede ocasionar resequedad de la piel.

Limpiador para las manos

Teniendo las manos húmedas, se vierte un poco de limpiador en estas, sabiendo que el limpiador que se escoja no afecte en manera alguna la piel. El cutis reseco necesita un limpiador cremoso, mientras que las pieles con exceso de grasa, requerirán limpiadores  más ligeros. Mucha gente usa productos netamente orgánicos que se consiguen en el mercado y que no poseen compuestos nocivos para la salud. Otras personas prefieren el uso de exfoliantes para la piel. Algunos limpiadores se elaboran, por ejemplo, a base de bambú y luffa, que son exfoliantes seguros y muy suaves para la piel. Para cómo tener la cara limpia, es mejor evitar el uso de jabones, porque suelen ser muy fuertes para la piel del rostro. Claro que las manos también merecen un cuidado especial para poder ser llevadas al rostro, aquí sabrá cómo cuidarlas junto a otros órganos importantes del cuerpo.

Masaje facial

Con ayuda del limpiador, debe hacerse un masaje sobre la cara, utilizando para ello las yemas de los dedos. El masaje se extiende hacia las raíces del cabello, la nariz, el mentón, las mejillas, la boca y la frente. El cuello también puede recibir parte de esta ayuda, masajeando con movimientos ascendentes. Igualmente, la zona detrás de las orejas se puede masajear. La piel saludable se logra con la realización de masajes suaves, por lo menos, eso decían las abuelas. Todo este trabajo y sacrificio, se verá recompensado cuando se pase la edad de los 50 años.

Lavar con agua fría

Con una toalla delicada se puede secar el rostro para cómo tener la cara limpia. En este proceso suele cometerse un error grande, es el de frotar la toalla contra el rostro, en lugar de hacer lo correcto, es decir, secar la cara con golpecitos muy suaves. Obviamente la toalla debe estar limpia, para evitar nuevas impurezas en el rostro.

Sugerencias prácticas para cuando se limpie la cara

  • No es conveniente usar productos faciales que tengan preservativos y fragancias como los parabenos, estos pueden ser los causantes de reacciones alérgicas en la piel. Conozca de primera mano qué otros químicos son nocivos para la salud de la piel.
  • Una zona extremadamente sensible es la de los ojos. Para ellos es preciso utilizar los productos que han sido elaborados exclusivamente para su cuidado. Debe tratarse con cuidado, para cómo tener la cara limpia, porque el tipo de piel que rodea los ojos es bien particular.
  • Los poros grandes pueden tratarse utilizando lociones tonificantes que ayudan en el proceso de cerrarlos. Con esto se asegura también la eliminación de los residuos del limpiador que no hayan sido removidos con el lavado.
  • La piel tiene que permanecer en su justo nivel de hidratación. Para ello debe usarse un buen producto humectante. Incluso la piel con exceso de grasa requiere un procedimiento de humectación.
  • Para sentirse bien es conveniente verse bien. De los hábitos positivos, especialmente en materia de limpieza corporal, dependerá en buena medida este bienestar con nosotros mismos, cuidarse la piel, incluye un lavado diario de la cara.

Todas las pieles son diferentes y eso es lo que las hace únicas. Por eso es bueno ser muy cuidadosos y no escatimar en la limpieza diaria. Cómo tener la cara limpia es sencillo, un profesional de la piel podrá asesorarnos en los productos y tratamientos adecuados.

Acerca del autor:

Dayana García es consultora de imagen. Para estar al tanto de sus ultimas noticias, Sigueme en Google+