Pintarse los labios es para una mujer más que una rutina, la duración del labial en la boca depende de una buena preparación que comienza con una eficiente hidratación. Beber agua en cantidades importantes y utilizar bálsamos labiales, especialmente en regiones secas o de mucho viento, son beneficios al momento de aplicar lápiz labial. Los labios partidos o descascarados se pueden exfoliar  con la ayuda de una tela suave a diario mientras se encuentra en la ducha, con esto se eliminarán las células muertas logrando la renovación de la superficie. Si el labial no dura aplicado, se puede colocar una capa de fijador, antes de pintarse con labial o con el brillo.

Para labios rojos: preferir una fórmula adecuada

La clasificación de los colores para labios está dada por tonos  crema, mate o brillo. Un mate tiene la particularidad de ofrecer un color verdadero pero en ausencia de brillo. Este resulta menos humectante que los demás y por ello puede resecar los labios. En caso de preferir los labiales mate, es mejor elegir los que dicen “humectantes”, en la etiqueta.

aplicar lápiz labialAplicar lápiz labial crema permite sombras humedecidas en los labios, que pueden permanecer siempre que se haya puesto fijador o polvos con anterioridad. Esto resulta muy conveniente para aquellas mujeres con problemas de resequedad en los labios y para las mujeres maduras. Por su parte, los brillos tienen contenido de motas de color que permiten reflejar la luz. Esta fórmula resulta muy útil para las mujeres que asisten frecuentemente a eventos nocturnos muy elegantes. Si los labios son muy resecos, es bueno mirar en la etiquetas los anuncios de “Todo el día” o “24 horas”, esta clase de labiales pueden ser secos o incluso cerosos.

Pincel para labios

Un mejor pintado de labios se conseguirá con la ayuda de un pincel para labios. El proceso demorará un poco más, pero los resultados lo valen realmente. El pincel ofrece mayor precisión que la forma tradicional, solamente hay que tomarse su tiempo y tener la certeza de recubrir la totalidad de sus labios.

Brillo

Después de aplicar lápiz labial, se puede agregar un poco de brillo sobre éste. El brillo se ubica solamente en la parte central del labio inferior, posteriormente se distribuye al resto juntando los dos labios. Para aquellas mujeres que no tienen mucho gusto sobre los lápices labiales, el brillo puede aplicarse solo. Las presentaciones de brillos para labios son muchas, cremas, tubos, etc. Además de dar brillo, también pueden ofrecer un poco de color e incluso algunos vienen con sabores diferentes. El único inconveniente que tienen es que al aplicarse grandes cantidades, pueden volverse pegajosos.

Delinear los labios

Este proceso es muy importante, después de preparar los labios con la base, polvos o fijador, es conveniente delinear con un lápiz de color lo más cercano posible al color natural de los labios. No es bueno delinear con tonos oscurecidos, además este proceso debe hacerse lo más cercano que se pueda de la línea natural de los labios. El color durará mucho más delineando sobre los labios como si fuera una capa base.

Labios rosados glamurosos

Al momento de aplicar lápiz labial o algún brillo, los mejores son los de color ciruela y los tonos rosados, también los rojos son tonalidades que jamás pasarán de moda, en cambio, los colores naranja o ladrillo, no son muy recomendados, entre otras cosas porque dan a los dientes una apariencia amarillenta.

Muchas mujeres compran lápiz labial por la manera como se ve aplicado en los labios de las modelos que los promocionan, pero cuando lo aplican a ellas mismas, notan que en ellas no luce de la misma hermosa manera. El problema nunca es del color, porque de ser así nadie adquiriría lápices para labios, el tema pasa por el color base que tienen los lápiz labial, que en ocasiones tiende a destacarse mucho más que mismo el color que éste ofrece. De esto saben mucho los fotógrafos de modelos, quienes exigen pruebas de color antes de iniciar su trabajo de fotografía. La prueba consiste en aplicarlo sobre un papel para observar cuidadosamente su color agregado, sobre el papel blanco se distingue con mayor facilidad que sobre la piel, un ejemplo claro lo ofrece un lápiz de color marrón, este contiene otras tonalidades bajo el marrón que pueden ser:

Amarillo/Naranja: Con esta base el color se hace más suave y cálido. Tiene muy buenos efectos sobre pieles cálidas, pero no así sobre pieles de tono pálido. Si este es el caso de alguien, lo ideal es utilizar las de sub-tonos amarillos y no naranjas. Usar sub-tonos naranja, harán que se vea una piel enfermiza y grisácea.

Plateado/Gris: La particularidad de esta base es que agrega suavidad y brillo. Sus tonos son de fácil identificación en brillos para labios que están de moda en la actualidad. No es conveniente utilizar la base gris/azul, porque tiene como efecto particular, que destaca problemas de ojeras.

Rojo/rosado: Es la base que da mayor viveza al color, también brinda mayor profundidad. Hay que estar alerta porque su color puede resaltar las tonalidades rojizas que tiene la piel.

Verde: En ocasiones se encuentra esta base en una combinación con amarillo. Estos son muy modernos pero aplicar lápiz labial de esta tonalidad puede brindar una apariencia de falta de color en el rostro. Este efecto se reduce aplicando “sonrojos” en las mejillas.

Azul: Si se quiere un tono profundo y dramático en el lápiz labial, esta base es la perfecta. Por eso no se recomienda mucho este color de lápiz, porque le da al rostro una fluorescencia que no es muy adecuada para cualquier ocasión.

La regla del lápiz labial

Para lograr camuflar aquellos tonos de piel poco estéticos como las ojeras, enrojecimientos, palidez y demás, se puede aplicar lápiz labial, aprovechando al máximo el tono base que este contenga. No realizar este procedimiento adecuadamente, sería como vestir de rojo absoluto, cuando la piel ha sido quemada por el sol.

Acerca del autor:

Dayana García es consultora de imagen. Para estar al tanto de sus ultimas noticias, Sigueme en Google+