Las cremas caseras para las arrugas tienen una serie de beneficios importantes frente a los productos elaborados en laboratorios, que se encuentran en el mercado a precios elevados. Las fórmulas naturales que se hacen en casa, son verdaderamente eficientes, son mucho más baratas y, por lo general, son más seguras tanto al momento de aplicar como en sus efectos sobre la piel.

Lo anterior está justificado en que varias de las cremas para combatir las arrugas, que se venden en el comercio, contienen ingredientes que resultan perjudiciales, aunque en cantidades pequeñas. Sin embargo, su aplicación diaria en el rostro, puede causar inconvenientes de consideración e incluso arrugas, más de las que ayuda a eliminar.  Cuando se prepara en casa una receta casera para las arrugas, lo más seguro es que no se utilice ninguna clase de químico nocivo, entonces, al ser aplicada sobre la piel, esta se sentirá con mayor suavidad, prácticamente al instante. La naturaleza provee los elementos para la realización de mascarillas y cremas faciales.

cremas caseras para las arrugasLa edad da origen a las arrugas en la piel y líneas de expresión, pero no son las únicas consecuencias. También los poros se abren y la piel que se encuentra debajo de los ojos  tiende a oscurecerse, inflamarse y formar bolsas. Las cremas caseras para las arrugas, hechas con ingredientes naturales, tienen el poder suficiente para tratar estos problemas al mismo tiempo.

Un rostro siempre joven y terso, se logra únicamente con una buena hidratación. Por esto se insiste tanto en que las personas se mantengan hidratadas la mayor parte del tiempo. Beber mucha agua asegura un proceso desde el interior y utilizar cremas humectantes hechas en casa, ayudan a reforzar los beneficios del agua desde el exterior.

La exfoliación de las células que constituyen la piel, son otro tratamiento que embellece, rejuvenece y además refresca el cutis. Las cremas caseras para las arrugas, tienen propiedades que evitan que las personas sufran de irritación con los exfoliantes no naturales. La miel, por ejemplo, tiene cualidades humectantes que a través de sus ácidos alfa hidróxidos, ejecutan una exfoliación suave para su piel. Pero no es esta la única propiedad de la miel, este producto natural también posee cualidades como antioxidante. Estos antioxidantes actúan en la protección de la piel contra los efectos nocivos de los rayos ultravioleta del sol y favorecen notablemente el rejuvenecimiento de las células. Las ojeras que se forman bajo los ojos, también se pueden evitar con la ayuda importante de la miel.

Crema para las arrugas que se aplica en la noche

Esta forma de mascarillas caseras antiarrugas, arroja resultados sorprendentes en la lucha por retrasar las evidencias del envejecimiento de la piel. Su preparación es bastante sencilla. La aparición de las arrugas se evita con el uso del incienso, incluso, este producto de la naturaleza tiene la capacidad de reducir las arrugas que ya se han formado.

Otro elemento que puede combatir la aparición de las arrugas del rostro es el jugo de limón. El aceite esencial del limón, sirve para aclarar la piel de la superficie, así como las manchas que va dejando el envejecimiento, renovando estas partes de la piel por una tonalidad mucho más juvenil. El limón es una fruta cítrica que limpia el cutis y colabora al proceso de circulación de la sangre. Con la planta llamada caléndula, se prepara una infusión relajante que sirve para disminuir los problemas de descamación o resequedad de la piel. Este ejemplo de cremas caseras para las arrugas, debe aplicarse durante 6 semanas, como mínimo. Más ejemplos de cremas para eliminar las manchas aquí 

Qué se necesita para preparar la loción en casa

  • 1 onza líquida (20 ml) de aceite de caléndula
  • ¾ de onza (20 g) de cera de abeja
  • ½ cucharadita (3 ml) de aceite esencial de incienso
  • ¼ de cucharadita (1 ml) de aceite esencial de limón
  • 2 cucharaditas (10 ml) de jugo de limón
  • 11/2 onzas líquidas (40 ml) de aceite de almendra dulce
  • Un puñado de flores de caléndula secas
  • Recipientes de vidrio con tapa
  • Una cacerola grande de acero inoxidable
  • Jarra medidora
  • Cuchara de palo
  • Colador

Modo de preparación en 4 pasos

  1. La infusión se prepara con diez onzas o 300 ml de agua caliente y las flores de caléndula. Las flores se ubican en un recipiente en el que se vierte el agua hirviendo, se pone la tapa del recipiente y se espera hasta que esta mezcla se enfríe. Posteriormente el líquido debe colarse y el producto colado se guarda en el refrigerador.
  2. La cera de abejas se deja derritiendo en la cacerola, a esta se le agregan aceites de caléndula y almendra dulce. El proceso continúa con revolver de manera frecuente para lo que se utiliza la cuchara de palo, pero también sirve hacerlo con una batidora. A esta fórmula de cremas caseras para las arrugas, debe adicionársele 2 cucharadas o 30 ml de la infusión de caléndula y gradualmente se va agregando también el jugo de limón. La cera de las abejas tiene otras aplicaciones terapéuticas de la que usted se puede enterar.
  3. La crema se sigue revolviendo, aun cuando ha sido retirada la cacerola del fuego. Se mezcla hasta que llegue a la temperatura ambiente. Luego se aplican los aceites esenciales de incienso y de limón, mientras se continúa revolviendo. La crema se vierte en un recipiente y este debe agitarse hasta conseguir que la mezcla se haya enfriado. El contenido debe guardarse en un lugar oscuro, más cuando se ha vertido la crema en recipientes transparentes.
  4. Antes de irse a dormir, la cara debe lavarse muy bien, para poder aplicar la crema con mucha suavidad. La forma de esparcir estas cremas caseras para las arrugas, en iniciar en el maxilar inferior y dirigirse hasta los pómulos, la frente y la zona de los ojos. También se puede aplicar en el cuello, dando un masaje que termina en el mentón. Notará los cambios en la apariencia de su piel, en corto tiempo.

Acerca del autor:

Dayana García es consultora de imagen. Para estar al tanto de sus ultimas noticias, Sigueme en Google+