Es común mencionar el aceite cuando se hace referencia al cabello y al cuero cabelludo y en este sentido, hablar de un poco de aceite no es algo para preocuparse, sin embargo, cuando se trata de mucho aceite o de exceso de este, entonces se estará enfrentando un serio problema de cabello grasoso. Los inconvenientes alternos que tiene un pelo grasoso, son el mal olor y la falta de vitalidad. Estos son dos elementos que las mujeres evitan a toda costa, por lo que hacen cualquier cosa para librarse de su aparición. Una mascarilla para el cabello graso, suele ser uno de los remedios naturales más buscados para no sufrir con un cuero cabelludo graso.

Pero hay que explicar antes, lo que significa tener aceite en el cabello. El aceite se produce en el cuero cabelludo y está conformado por tres elementos básicos: 1. Cada uno de los folículos pilosos elabora sebo, este es el aceite natural de toda piel. 2. Los folículos tienen una abertura que hace que las glándulas apocrinas arrojen sudor en el cabello, que se presenta pegajoso y con olor, como consecuencia de su contacto con las bacterias de la piel. 3. Las glándulas ecrinas que se encuentran en la piel, también arrojan sudor sobre el cuero cabelludo de manera directa.

mascarilla para el cabello grasoCuando estos elementos realizan sus funciones correctamente, esta mezcla produce lo que denomina aceite capilar. La regla dice que entre mayor cantidad de pelo se tiene, mayor será el aceite que se produce. La consecuencia directa de esto es que las mujeres que más hebras de cabello tengan en su pelo fino, también tendrán mayor cantidad de aceite capilar. Entonces la pregunta del millón es ¿De qué manera natural se puede tener bajo control la producción de aceite capilar? Una de las respuestas está en una buena mascarilla para el cabello graso. Para lograr un cabello limpio y sano, las propiedades de la sábila son una fórmula conocida y eficiente.

Remedio de hamamelis: Una fórmula  natural que funciona eficientemente para mantener bajo control la elaboración de aceite en el pelo. Se consigue diluyendo un poco de hamamelis mezclado y aplicando con la ayuda de un algodón o de un gotero, sobre el cuero cabelludo. Esto debe hacerse después de haber lavado el pelo, utilizando champú, un buen acondicionador y con el pelo bien seco.

Fórmula con Vinagre: El aceite capilar tiene en el vinagre un enorme beneficio para su moderación. Esta mascarilla para el cabello graso, debe implementarse únicamente después de haber lavado el pelo con el complemento del champú y el acondicionador. La receta de este remedio casero para pelo grasiento, consiste en la preparación de un lavado de menta para el cuero cabelludo, así:

  • 2 cucharadas de vinagre de sidra
  • 1 o 2 bolsitas de té de menta
  • ½ taza de agua caliente

El modo de preparación inicia remojando las bolsas de té de menta en el agua caliente hasta el momento de haberse enfriado. Las bolsitas se escurren para que el extracto del té sea agregado al vinagre. Luego de haber aseado el pelo con agua, champú y acondicionador suficientes, esta mezcla se pone en el cuero cabelludo de manera uniforme. Lo más pertinente es hacer un masaje delicado pero intenso por toda la cabeza. Posteriormente, el pelo debe secarse naturalmente, sin tener hacer lavado de la mezcla ni retirarla.

Fórmula con enjuague bucal: Parece extraño aplicar enjuague bucal en el pelo, pero así es esta receta de mascarilla para el cabello graso. El enjuague sirve para eliminar las bacterias que se depositan en el aceite del cuero cabelludo, lo que puede producir el mal olor. Lo ideal es elegir un enjuague bucal corriente para diluir un 90% de su contenido con el agua. Lo que se hace es aplicar el enjuague con un algodón o un gotero, después de lavar el pelo con champú y haber aplicado un buen acondicionador. Finalmente se deja secar. Los enjuagues no sirven solamente para el pelo graso, también forma parte de los remedios que hacen crecer el pelo rápidamente.

Sugerencias para el lavado del cabello

Usar un buen champú para desengrasar: Una mascarilla para el cabello graso, debe considerar fórmulas que ayuden a prevenir el cuero cabelludo reseco. De esta manera, el champú que se utiliza no lleva después aplicación de acondicionador. Además el cabello debe dejarse secar. Si la sensación de grasa en el pelo no desaparece, después del lavado, conviene usar un champú diferente, que sea más fuerte, o lavar el pelo una segunda vez.

Masaje de cuero cabelludo: Mientras el champú se está aplicando, es eficiente hacer un buen masaje para la eliminación del aceite y ofrecerle con ello, al menos una hora más de limpieza al pelo. Para llevar a cabo este ejercicio, el champú debe concentrase en el cuero cabelludo para permitir que la espuma lave el resto del pelo, esto evitará el inconveniente de la resequedad. Si se presenta el cabello reseco y el maltrato del pelo, hay fórmulas caseras y mascarillas especiales para tratarlos con efectividad.

No utilizar acondicionador en el cuero cabelludo: Esto quiere decir que debe aplicarse únicamente sobre el cabello, la manera de hacerlo es la siguiente: Se coloca el acondicionador en la palma de la mano, se toman unos cuantos pelos y la palma de la mano se pasa a lo largo de estos. Hay que recordar que no se debe tocar el cuero cabelludo. Los acondicionadores, preferiblemente, deben traer poco contenido de aceites en sus ingredientes. Aplicando una mascarilla para el cabello graso y estas sugerencias en su cuero cabelludo, seguramente será más sencillo que la producción de aceite capilar esté bajo control y que el cabello se vea con mucha más vida.

Acerca del autor:

Dayana García es consultora de imagen. Para estar al tanto de sus ultimas noticias, Sigueme en Google+